Novias embarazadas

La novia embarazada no tiene por qué temerle a los colores claros como el blanco, crema, tiza o marfil.

 

 

 

 

 

El color blanco representa la pureza y la vida. Y si queremos que el vestido blanco no perjudique nuestra figura debemos enfocarnos en el diseño del vestido y no en el color que, dicho sea de paso, es una tradición milenaria.

Estar embarazada no es sinónimo de verse gorda e incluso a muchas novias las favorece.

A las novias rellenitas el embarazo las favorece. Lo kilos que teníamos demás ya no están flojos y ubicados en un solo sitio sino que ahora el cuerpo los ha distribuido para formar el nido. La pansa está bien formada, redondita, firme y atractiva.

A las novias spaghettis el embarazo también las favorece. Las caderas se ensanchan y los pechos se agrandan. Y el vientre redondeando es un misterio que maravilla a cualquiera que mire a una embarazada.

Sabiendo esto, elegir el vestido de novia es mucho más fácil porque ya sabemos qué partes se deben resaltar.


- Elegir el modelo

A la hora de elegir el modelo tenemos que tratar de imaginar cómo va a ser nuestro cuerpo a la fecha del evento.  Y en base a estas aproximaciones decidir el escote, el corte y la caída.

De arriba hacia abajo…


- El escote de una embarazada

Si no aumentaste de peso más de lo indicado por el médico entonces un escote palabra de honor o strapless corazón te quedaría muy bien. Para usar este modelo es importante tener brazos delgados, linda espalda y piel bien cuidada.

Llevar un escote importante alarga la distancia entre el vestido y el rostro, estilizando y adelgazando la figura.

Para las mamis que ya tienen más busto el escote halter (el que se ata detrás del cuello) o el escote en V con tirantes finos da muy buenos resultados. Este diseño, tanto para las que se han excedido con los antojos como para las que han mantenido su figura, es ideal puesto que sostiene y luce muchísimo el busto.


- El corte que favorece la figura

El corte que más favorece a las mujeres embarazadas es el corte imperio. Este modelo está inspirado en las vestimentas griegas. Se caracteriza por ajustarse debajo del pecho y luego cae con vuelo o en forma recta . La caída con vuelo oculta las curvas propias del embarazo, mientras que el corte recto las marca y evidencia.


- Corte y confección

Durante el embarazo el cuerpo está cambiando constantemente y por ende es muy difícil cocer el vestido con demasiada anticipación. La toma de medidas y la costura de tu vestido de novia es preferible que se deje para último momento. Si lo cosemos antes de tiempo cuando llegue el momento de probártelo puede no quedarte como pensabas y amargarte innecesariamente.

Lo que si podemos ir haciendo es eligiendo un modelo y bocetándolo, e ir comprando las telas. Cuando ya estés más cerca a la fecha vas a tomarte las medidas y empieza el corte y confección.

Debes probarte el vestido unos días antes -no mucho- en el taller de la costurera. De este modo si hace falta hacerle algún arreglo ella tiene al menos un día o dos para corregirlo.

La modista debe llevarte personalmente el vestido al lugar donde te vayas a cambiar y tener un costurero a mano en caso de necesitar hacer algún ajuste de último momento.

 







Desarrollo Web Webexport